martes, 28 de junio de 2016

La virtualización, los retos y la proyección de la EaD

IMG_7440El pasado día 31 de mayo, el portal principal de la UNED publicaba en su primera página, esta noticia: "El catedrático de la UNED, Lorenzo García Aretio, honoris causa por la UNIVIM de México". Me van a permitir que replique íntegramente la entrevista que me hizo la periodista Isabel Quiñones en dicho portal.

_____________________________

IQ: Acaban de investirle Doctor Honoris Causa por la Universidad Virtual del Estado de Michoacan (México). Usted cuenta con infinidad de reconocimientos a su labor educativa e investigadora,¿ pero esta investidura, qué supone para Usted?

LGA: El Doctorado Honoris Causa es eso, un honor para el destinatario, por causa de reconocimiento o mérito en un determinado campo. Por tanto, que el Consejo Directivo o de Gobierno de cualquier universidad te otorgue ese honor, supone mucho para cualquier académico que haya dedicado su vida a la docencia y a la investigación en un determinado campo. En mi caso, como en otros dos anteriores Honoris Causa que ostento, el mérito es referido a mi labor respecto a la defensa y fundamentación de la educación a distancia en cualesquiera de sus diferentes formatos. Así, una Universidad pública a distancia (virtual) joven, como es la UNIVIM de México, desea reconocer los servicios que mi persona haya podido prestar a la comunidad internacional en el campo de los formatos educativos no presenciales. Por tanto, puede suponer que este Honoris Causa, supone mucho para mí.

IQ: Bajo su punto de vista ¿qué está suponiendo la  incorporación de la virtualización de los contenidos educativos en la enseñanza universitaria?

IMG_7421LGA: El concepto de virtualización se ha impuesto pero no es muy afortunado, desde mi punto de vista. Definirlo no resultaría sencillo y, mucho menos, llegar a un consenso sobre lo que significa para diferentes organizaciones, instituciones, universidades o estudiosos del tema. En todo caso la utilización de soportes digitales para el alojamiento de los materiales de estudio en multiformatos, el uso de recursos, aplicaciones y herramientas tecnológicas en red para la comunicación e interacción entre los agentes del proceso y unos procedimientos y utilidades para la evaluación y la gestión global del sistema de formación, supone un cambio drástico y disruptivo con respecto a las prácticas educativas de años atrás.